Logotipo de Crisher. Centro de psicología y pedagogía

 
 
 
 
 
 
 
El oído en el corazón de los aprendizajes

EL ACCESO AL LENGUAJE

Para A. Tomatis, el handicap lingüístico está en relación estrecha con la evolución de la maduración de los oídos del niño. El oído es el primer órgano de relación con el mundo exterior, va desde la vida uterina

Así, el método Tomatis utiliza una técnica y un aparato: el Oído Electrónico capaz de revivir el deseo de comunicar, de retomar la evolución allí donde ella se ha bloqueado.

La voz de la madre, percibida de manera filtrada por el feto, es utilizada en las curas sobre Oído Electrónico.

Cuando las condiciones son reunidas el niño puede descubrir un nuevo mundo sonoro, su comportamiento se transforma., la dinamica de su lenguaje se reactiva y los progresos en su elaboración son espectaculares. El puede acceder, entonces, a la matriz del lenguaje.

LOS PROBLEMA DISLÉXICOS

Para A.Tomatis los problemas disléxicos le aparecen como "una dificultad de aprendizaje de origen auditivo".

El ha constatado en miles de casos que se da un paralelismo entre las confusiones de sonidos con los bloqueos auditivos. Toda incapacidad invalida la distinción entre los sonidos emitidos sobre bandas de frecuencias similares, llevando consigo inevitablemente, a las deformaciones y confusiones.

La adquisición de esta capacidad demanda una educación y un tiempo. Podemos ver ciertos niños pequeños que se apropian de algunos fonemas con un poco de retraso. Progresivamente ellos percibirán la diferencia con la audición y más tarde sabrán reproducirla.

Es entonces que nosotros podemos deducir a partir de simples curvas el tipo de palabras o reglas ortográficas sobre !as que el niño falla. A la inversa, un dictado lleno de faltas nos permite reconstituir la curva auditiva del alumno.

Todo el método se basa en permitir al niño no solamente afinar o recuperar su percepción sino tarnbién de desarrollar la capacidad de análisis y de organización de la percepción sonora por medio del Oído Electrónico.

Adernás, los procesos de lectura y de escritura encuentran un juego de sistemas globales de sincronización. Sincronización de la imagen y del sonido en su dinámica. La lectura utiliza la motricidad del ojo que debe estar coordinado con el ritmo del encadenamiento sonoro del lenguaje, el cuál se realiza de forma oral (en la lectura en alta voz) o en forma de imagen mental auditiva a través de la lectura silenciosa.

La reproducción del ritmo y de la música del lenguaje que no serán evocados mentalmente, son indispensables para captar el sentido.
La escritura llama a la motricidad fina de la mano (directora) bajo el control del ojo y del oído. Como en la palabra ella juega un papel de autocontrol donde interviene una organización especifica en el funcionamiento de los dos oídos de cada individuo, designada habitualmente con la palabra lateralidad.

LATERALIDAD

Todos nosotros tenemos un oído director.

Hablarnos a derecha o a izquierda sin darnos cuenta la rnayoría de las veces. Diferentes lateralidades se superponen en cada tina de nuestras actividades. Los profesores de educación fisica constatan cotidianamente los problemas de la lateralización corporal motriz. Ellos son el origen de dificultades encontradas en ciertos aprendizajes cuando la lateralización sobre la que deben apoyarse no es correcta- a partir de los 4 años aproximadamente. para afirmarse a continuación. Limitémonos a la lateralización del lenguáje oral.

Del mismo modo que hay un ojo que nos permite tirar al blanco, nosotros poseemos un oído cuyo papel es "apuntar al sonido".

A. Tomatis no sólo ha puesto en evidencia esta lateralidad de la escucha sino que también ha demostrado que la lateralidad más favorable es la que se fija a derecha por razones que implican a la organización de nuestro cerebro y nuestro sisterna nervioso.

Los zurdos de oído utilizan un circuito nervioso más largo y más complejo para llegar a su cerebro. El tendrá un tiempo de reacción (de latencia) más largo en las informaciones sonoras. Muchos zurdos compensan eso gracias a su memoria e inteligencia, utilizando los conductos de rodeo los cuales pueden ser muy eficaces. Pero para otros esto es la fuente de problemas de elocución (tartamudos) y de dislexia.

El más grave error consiste en contrariar al zurdo por la fuerza a pasar a derechas. Pero una educación adecuada de los oídos puede favorecer ese paso. La lateralización permite el control de la palabra, esta contrarreacción se ejerce en permanencia sobre la expresión, las ideas y el pensamiento, permitiendo no perder el "hilo".

El problerna más grave es en aquellos que no hay una lateralización definida (ni diestros ni zurdos) lo que impide toda coordinación rnotriz.

Entraña graves dificultades de expresion oral. La lectura es igualmente dificultosa y pierde el sentido en algunas palabras. La escritura es casi ininteligible y llena de faltas. Los comportamientos de defensa se manifiestan en forma de problernas psicológicos. En los que han prolongado esta situación será más dificil vencer las defensas que han creado, en el marco de una educación del oído. Se sentirán extraños en el mundo que les rodea, sobre todo en lo que comprende a las relaciones con los otros. El calor y la comprensión de los profesores tendrá entonces una importancia particular que no es inútil subrayar.

LA VOZ, DEL PROFESOR

Todos hemos conocido voces que nos eran desagradables- dificiles de soportar-, y otras que, por contra, ejercían su calma en nosotros. En el mundo del espectáculo saben utilizar las diferencias de voz y a menudo las emplean.

Todo nuestro cuerpo reacciona con la voz de nuestro interlocutor (cada zona frecuencial se dirige a una parte del cuerpo, de los pies a la cabeza. yendo de los graves a los agudos lo mismo ocurre con los alunmos, los cuales reaccionan inevitablemente con la voz de sus maestros.

Si la voz del maestro está adaptada a la audición de sus alumnos las posibilidades de que su mensaje sea comprendido son mayores.
Hasta los 6-7 años, el oído está mucho mÁs abierto a las frecuencias agudas. Por tanto, la presencia de una voz grave (rnasculina) a lo largo de una jornada en una clase maternal no es deseable.
A consecuencia del problema de lateralización, el lugar del maestro y de su pupitre no es indiferente en la geografia de la clase. En particular, para los alumnos que manifiestan dificultades de escucha, a menudo, unidas a una lateralidad auditiva defectuosa.

Es necesario que reflexionemos en la formción de los maestros. Muchos son los que están obligados a forzar su voz hasta la extinción. o que se fatigan por tener que hablar varias horas por día ante un público de niños o adolescentes. Una educación del oído a los maestros les daría un mayor auto-control de su voz con la utilización de una más larga banda frecuencial y con la maestría de una voz más clara y amplia que facilitaría más las cosas.

A continuación señalarnos el fenórneno de moda en los adolescentes, el cual corresponde a una fase de apertura brutal del oído a los sonidos graves y al cual puede desampararles. Una técnica simple cíe auto-escucha puede ayudar a integrar ese cambio de estado y de retomar y superar ese desfase pasajero sin bloqueos.

EL APRENDIZAJE DE LAS LENGUAS EXTRANGERAS

Cada lengua utiliza unas bandas de frecuencias sonoras privilegiadas. Ellas dan forma a los oídos de los que; las utilizan la velocidad y el ritmo varían, cada una posee su propia música.

Los elementos de la lengua materna (ritmicos sobre todo) empiezan a integrarse ya en útero. El aprendizaje de una lengua extranjera exige una gran capacidad de adaptación de la escucha a los que quieren aprenderla.
Esto explica los fracasos de ciertas personas para aprender, por ejemplo, el inglés cuando su oído está adaptado al castellano. Para hablar una lengua extranjera, es necesario primero ser sensible a su música.

CONCLUSIÓN

El disfuncionamiento del oído no es la única causa del fracaso escolar pero, ciertamente, es una de las principales. No se habla sin dejar de escuchar. El oído juega el papel de unión entre el individuo y el mundo que le rodea. Analiza las frecuencias y los ritmos sonoros que animan nuestro entorno: regula el equilibrio; se encarga de la localización espacial de las sonidos, lo cuál permite situarnos; coordina el funcionamiento de los hemisferios cerebrales. También interviene en el control de los movimientos corporales (cada músculo del cuerpo humano está unido al vestíbulo del oído interno) y en el comportamiento: asegura la dinamizacion del cerebro, la carga energética necesaria para su funcionamiento (a través de la afluencia de frecuencias agudas).

No queremos "fabricar" oídos idénticos, sino que se trata de devolverles su dinamica propia a través de una educación apropiada, superando los bloqueos que la historia personal ha podido suscitar. Punto de apoyo para una mayor apertura al mundo que les rodea. pennitiéndoles mirar hacia el futuro.

Aviso legal | 2006 © por gizer.net